Mostrar la versión del sistema operativo con PhoneGap

Para quienes aún no lo conocen, PhoneGap es un framework que nos brinda la posibilidad de crear aplicaciones que se pueden compilar para diferentes plataformas móviles (iOS, Android, Blackberry, Windows Phone, WebOS y Symbian, entre otras). La gran ventaja de este producto es que estas versiones, pueden crearse a partir de un código desarrollado en HTML, CSS y JavaScript, potenciado, claro, por los nuevos elementos y APIs que nos trae HTML5.

PhoneGap cuenta con una librería JavaScript que nos da una API de funciones que nos permitirá potenciar lo que nos ofrece el navegador. Es decir, podremos tener funcionalidades más allá del estándar para acceder, por ejemplo, a alguna opciones del sistema. Dentro de lo que es PhoneGap, también encontraremos librerías nativas que funcionan como una especie de “puente” entre el código JavaScript y cada una de las plataformas nativas, esto les da a los desarrolladores un elemento extra para ir un paso más allá con sus aplicaciones y saltar limitaciones impuestas.

Con PhoneGap es posible también conocer la versión del sistema operativo del dispositivo. A traves del metodo device.version se puede obtener esta información de versión, algo especialmente útil con sistemas operativos como Android que tiene una base de usuarios muy diversa y distribuida en muchas diferentes versiones de sistema operativo.

El siguiente ejemplo muestra la versión y código del sistema operativo Android del usuario:

<!DOCTYPE html>
<html>
<head>
<title>Ejercicio 11.1</title>
<meta charset=”utf-8″>
<script type=”text/javascript” charset=”utf-8″
src=”cordova.js”></script>
<script>
document.addEventListener(“deviceready”,
onDeviceReady, false);
function onDeviceReady(){
/* crea las variables que seran actualizadas segun
la informacion del sistema*/
var sistemaOperativo
var numeroVersion;
if (device.platform == “Android”){
sistemaOperativo = “Android”;
switch (device.version){
case “2.1”:
numeroVersion = “Eclair”;
break;
case “2.2”:
numeroVersion = “Froyo”;
break;
case “2.3”:
numeroVersion = “Gingerbread”;
break;
case “3.0”:
numeroVersion = “Honeycomb”;
break;
case “4.0”:
numeroVersion = “Ice Cream
Sandwich”;
break;
case “4.1”:
numeroVersion = “Jelly Bean”;
break;
}
} else if (device.platform == “iPhone” ||
device.platform == “iPhone Simulator”){
sistemaOperativo = “iOS”;
numeroVersion = device.version;
}

/*selecciona el div “informacion” y le asigna
contenido */

document.getElementById(“informacion”).innerHTML =
“Estás usando: ” + sistemaOperativo + ” con la version:
” + numeroVersion ;
}
</script>
</head>
<body>
<h1 id=”informacion”></h1>
</body>
</html>

 




Los diferentes modelos de negocio de una API y sus desarrolladores

Quizás aún no se haya llegado al punto de madurez suficiente para considerar las APIs monetizables como una fuente más de ingresos. Muchas empresas ofrecen acceso a sus APIs públicas sin apenas restricciones y sin ningún coste a los desarrolladores, sólo se fijan limitaciones por número de peticiones de uso, usuarios, tokens, etc…
Aunque actualmente es mínimo, existen distintos modelos de negocio en el ecosistema de las APIs entre desarrolladores y empresas que presentan un panorama bastante interesante.
    • API abierta/pública. En este nivel las empresas ofrecen, por regla general, una API abierta con métodos limitados en comparación a los que se usan internamente. Los desarrolladores pueden crear cualquier aplicación usando este API cumpliendo los acuerdos de licencia y uso. No se espera una fuente de ingresos, sino que sirva para captar tráfico a través de las aplicaciones y webs creadas entorno al API.
    • Asociados (Associate). Cierto desarrolladores que han demostrado un uso más avanzado del API tienen acceso a funcionalidades extras. El contacto entre los desarrolladores que usan el API y la empresa es más directo y reciben un soporte personalizado. Además de seguir un proceso de aprobación, la empresa puede promocionar las aplicaciones creadas en torno al API. Incluso, certificarlas de alguna forma con una marca que demuestre a los usuarios que siguen unas pautas de calidad.
    • Partners. En este caso, hablamos de desarrolladores que están usando el API de una forma exitosa en la que obtienen beneficios por su cuenta y aportar valor a la empresa. Las necesidades de uso del API son elevadas por lo que requieren de cuotas especiales, lo que implica el pago por uso y la reserva de recursos que provee el API para garantizar su estabilidad. La relación entre la empresa y el desarrollador es más cercana a la de socios estratégicos.
    • Incubadoras de aplicaciones. En este caso, las empresas proveedoras del API ofrecen recursos adicionales a los desarrolladores, además de un cierto mentoring a cambio de la participación en el futuro negocio. Es una apuesta, en muchos casos, a largo plazo y en mercados en los que se juega a experimentar en busca de nuevas oportunidades.
Sin duda, nos espera un vibrante futuro entorno al uso de APIs por los desarrolladores, en el que ya no sólo se jueguen con ellas sino que puedan construirse negocios estables, las startups de la próxima generación.
Si quieres estar al día de nuestras novedades visita nuestra Web www.asociacionaepi.es y siguenos en las redes sociales